Caldo Casero de Carne

Me encanta el caldo de carne! Es más fuerte que el caldo de pollo y perfecto cuando necesitas sabores más profundos. Para esta receta, vamos a ocupar osobuco, que dejará un sabor increíble…

Al final, por favor, no botes la carne. Puedes ocuparla para rellenar un pastel o en una sopa. Es solo mezclarla a un sofrito rico!

Caldo Casero de Carne

2 litros

1 cucharada de aceite de oliva (o cuanto necesario)

1 kg de osobuco

1 cebolla mediana, cortada en cuatro pedazos

2 dientes de ajo, cortado chico

1/3 taza de vino tinto

2 litros de agua hirviendo

3 ramas de tomillo

2 ramas de perejil

1 hoja de laurel

1 cucharadita de pimienta negra (entera)

En una olla grande, con tapa, calienta el aceite en fuego mediano-alto. Trabajando uno a uno, dora todos los lados de los osobucos (unos 10 minutos cada) y reserva. Agrega más aceite para dorarlos, si necesario. Reduce el fuego para bajo, agrega la cebolla y el ajo y deja que empiecen a dorar. Pon el vino y, con una cuchara de palo o silicona, raspa el fondo de la olla, para sacar todo que esté pegado (puro sabor!). Deja que se reduzca (más o menos 1,5 minuto).

Devuelva la carne a la olla (incluso los jugos que se soltaron), tapa y deja que la carne suelte sus jugos, más o menos 15 minutos. Sube el fuego para alto y pon el agua, tomillo, perejil, laurel y pimienta. Deja hervir y saca la espuma que va a subir (bótala). Reduzca el fuego para bajo y deja hervir por 2 horas (si se forma más espuma, sácala).

Pase el caldo por un colador, apretando la carne y la cebolla para que suelten los jugos. Deja enfriar y guárdalo por hasta 3 días en el refrigerador o hasta 3 meses en el freezer.