Colación · Desayuno · Elaborado · Estados Unidos · Once · Panes · Postre

Cinnamon Rolls o Rollos de Canela

Para ler este post em Português, clique aqui. To read this post in English, click here.

Quien me sigue en Instagram y Snapchat sabe que justo volví de un viaje a Chicago. Fui por pega, así que no tuve mucho tiempo para pasear, comer rico o comprar, pero siempre que podía salía del hotel a caminar y descubrir cosas distintas.

Al final, me traje algunas cositas de cocina y de farmacia (amo!!!) y al menos fui al Eataly y comí la famosa Deep Dish Pizza de Lou Malnati’s – dos de mis favoritos en la ciudad!

Y como no disfruté todo lo que quería, volví llena de antojos… El primero era una hamburguesa bien chancha y por suerte había un Shake Shack  en el aeropuerto de NYC. No son maravillosos los aeropuertos con restaurantes ricos? Me encantan!

El segundo antojo… no lo maté! Pero eso no es problema para una food blogger, así que les dejo la receta acá! 😉

A-M-O los cinnamon rolls (o rollos de canela). Son exquisitos y perfectos sea como postre o para la once. Pero la manera que más me gustan es comerlos en el desayuno!

Y lo mejor es que no hay que despertarse temprano para hacerlos! Puedes hacerlos por la noche y dejarlos en el refrigerador. Por la mañana solo los dejas unos minutos en el horno y listo! Y tu casa toma el rico olor de la canela y cinnamon rolls fresquitos para regalonearte!

Cinnamon Rolls

Cinnamon Rolls

20 a 25 rolls

Masa

10g levadura biológica seca (1 sobrecito)

460g harina de trigo (2 3/4 tazas)

1/4 taza de azúcar

75g mantequilla sin sal, derretida y em temperatura ambiente

1/2 taza de agua

1/2 taza leche tibia

1 huevo grande

1 cucharadita de sal

Relleno

100g mantequilla a temperatura ambiente

150g (o 3/4 taza) azúcar rubia (puedes también ocupar azúcar mascabado o integral)

2 cucharadas de canela en polvo

1 cucharadita de nuez moscada

1 huevo (para pasar por arriba antes de llevarlos al horno)

Cobertura

150g queso crema

2 tazas azúcar flor

1 cucharadita de extracto de vainilla

1/4 taza leche tibia

Empieza por la masa, mezclando la harina, la levadura y el azúcar. En un pocillo, mezcla los líquidos (agua, leche, mantequilla, huevos) y la sal. Haz un volcán la harina y vierte los líquidos al interior. Empieza agregando lentamente y, cuando esté mezclado, trabaja la masa con las manos por unos 15 minutos o hasta que obtengas una masa lisa, homogénea y que no pegue en las manos. Si prefieres, puedes ocupar una batidora (que bata masa de pan, como las Kitchen Aid). Haz el mismo proceso y bate en velocidad baja/mediana por 7 a 10 minutos, hasta que la masa no pegue en las manos.

Deja que la masa descanse por cerca de 1 hora, hasta que esté el doble del tamaño inicial. Entonces, abre la masa en una superficie limpia y espolvoreada con harina, hasta obtener un cuadrado de 40×40 cm y 0,5 cm de espesura.

Mezcla el azúcar rubia, la canela y la nuez moscada, para el relleno. Reserva. Con una brocha o cuchara, pasa la mantequilla en toda la superficie de la masa, dejando 1 cm en uno de los bordes. Si la mantequilla continúa dura, puedes ponerla unos 10 segundos en el microondas.

Espolvorea la mezcla de azúcar por sobre la mantequilla, cubriendo todo. Empieza a hacer el roll por el borde opuesto al que dejaste sin mantequilla, siempre tirando un poco la masa para que el roll quede apretado. Pasa agua en el borde sin mantequilla y cierra el roll.

Corta la masa en trozos de más o menos 2 dedos de espesura, pon en un molde enmantequillado y deja que descansen por más o menos 1 hora.

Si quieres comer tus rolls en el desayuno, para en este paso, y deja el molde cubierto en el refrigerador. Al día siguiente, saca los rolls del refrigerador por unos 10 minutos (o el tiempo que tarde tu horno a calentar) y sigue con los pasos siguientes.

Precaliente el horno a 200 grados. Cuando los rolls estén listos para ir al horno, bate el huevo y pásalo por encima con una brocha, y llévalos a hornear hasta que estén dorados.

Para la cobertura (que también puede ser hecha el día anterior y mantenida en el refrigerador), bate el queso crema por unos 2 minutos, hasta que esté cremoso. Pon el azúcar, el extracto de vainilla y 2 cucharadas de leche. Mezcla bien. Si quieres una cobertura más líquida, agrega más leche, de a poco. Si estaba en el refrigerador, déjala a temperatura ambiente mientras se hornean los rolls (agrega leche si está muy grueso).

Tan pronto estén listos los rolls, vierte la cobertura (muuuucha!!!) por encima.

Ahora, solo queda disfrutar esta delicia – y el maravilloso olor que tomó toda tu cocina!!!

Un beso,

Renata.

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *