Colación · Fácil · Once · Para tomar

Galletitas de Leche Condensada + Chocolate Caliente

Para ler este post em Português, clique aqui. To read this post in English, click here.

Sabes esos días cuando alguien aparece de sorpresa para la once? Y no tienes nada listo y tampoco mucho tiempo para preparar algo rico? O simplemente quieres regalonear a alguien (o a ti mismo!) pero no quieres pasar toda la vida en la cocina? Para eso tienes Bom Dia, Frambuesa en tu vida!

Estas dos recetas son tan fáciles y tan ricas que te quedarás sorprendido! Empiece con las galletitas y, mientras ellas están en el horno, pasa al chocolate. Al final de 30 minutos tendrás no solo una pero las dos recetas listas. Por nada. 😉

Estas galletitas de leche condensada son un clásico en Minas (lugar donde nací en Brasil), y para mi suerte, mi amiga y profesora de fotografía Tais Medri (aprovechando para hacer un merchandising acá!) es adicta a ellas y siempre las hace. Así que nos compartió su receta! Allá son llamadas “sequilhos”, pero a mi me gusta llamarlas “galletitas”, que es más tierno…

Y el chocolate caliente es una adaptación de la receta de una amiga de mi mamá. Me acuerdo que esperaba con mucha ansiedad en invierno porque sabía que ella me haría su chocolate caliente si o si! Pero, antes de la receta, un aviso: este chocolate caliente es para los dulzones. Si no te gustan las bebidas dulces, es solo añadir más leche!

Chocolate y galletitas

Galletitas de Leche Condensada

Rende 20 grandes (o 40 chicas)

1 yema

1/2 tarro de leche condensada

80g de mantequilla

300g de almidón de maíz

Precalienta en horno a 180 grados. Mezcla todos los ingredientes, hasta que tengas una masa lisa y que no pegue en las manos. Haz pelotitas (tamaño de una pelota de golf para galletas grandes; mitad de eso para más chicas), ponlas en una fuente con papel mantequilla y, con un tenedor, aplástalas con cuidado. Llévalas al horno por 15 minutos o hasta que se empiecen a dorar por abajo.

Chocolate Caliente

1 litro

1/2 tarro de leche condensada

1 litro de leche

1 palo de canela

1 cucharadas de chocolate en polvo

1 cucharadita extracto de vainilla

1 tarro chico (157g) de crema de leche – sin suero

En una olla alta, pon la leche condensada, la leche y la canela. Deja hervir a fuego medio, apaga el fuego y añade el chocolate y la vainilla. Mezcla bien y prende el fuego, hasta que hierva. Apaga el fuego y pon la crema de leche, mezclando enérgicamente con un batidor manual (fouet) hasta que tengas una mezcla homogénea (sin pelotitas de crema).

Terminado este proceso, puedes tomar tu chocolate de inmediato o dejar que descanse por cerca de 20 minutos, para que quede más consistente. Cuanto más se enfríe, más gruesa va a quedar. Puedes mantenerla en el refrigerador y calentarla cuando quieras. Si se queda muy gruesa o dulce, es cosa de agregar más leche… y listo!

***

Haz tu once aún más rica con nuestras recetas y cuéntanos! Postea tus fotos en Instagram con el hashtag #bomdiaframbuesa

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *