Fondos, Fondos Vegetarianos, Pastas

Gnocchis de Grana Padano + Salsa Rústica de Tomates

Para ler esse post em Português, clique aqui

Quién no ama la pasta? Yo, en especial, soy una pasta lover. Como vengo de familia italiana, la pasta siempre nos pareció una opción muy fácil y rápida para una comida. En verdad, muchas recetas “de familia” son pastas. Lasagna, fusilli, gnocchi… mi mamá siempre fue la reina de la comida italiana en mi casa!

Hoy vamos con gnocchis… En general, estamos acostumbrados a los gnocchis de papas, que son los más comunes de encontrar en restaurantes y supermercados. Les presento, entonces, gnocchis sin papas. La receta es fácil de hacer y lleva pocos ingredientes, así, la estrella es el queso. Elije un queso de buena calidad, tanto para los gnocchis como para servir, para que resalten todos sus sabores.

La primera vez que los hicimos, los probamos con una salsa sencilla de mantequilla y salvia. Pero, como hay mantequilla en la masa, nos pareció que una salsa más fresca dejaría el plato más liviano y, consecuentemente, con más cara de verano.

Para esta receta, elegí una salsa rústica de tomates, que me encanta… Y lo mejor es que esa salsa se puede ocupar para inúmeras preparaciones. Además, se puede congelar, para que la tengas a mano para cualquier ocasión!

IMG_6241

Gnocchis de Grana Padano

Para dos personas (hambrientas)

Salsa Rústica de Tomates:

1 cucharada de aceite de oliva

1/2 cebolla cortada

1 diente de ajo picado

2 tomates maduros cortados en trozos grandes

1/2 taza de agua

sal y pimienta negra

1 pizca de azúcar (si necesario)

Gnocchis:

100g de mantequilla

150g de harina (mejor si es harina tipo 00)*

250ml de leche tibia

2 huevos

1 cucharita de nuez moscada

Sal y pimienta negra

100g de queso grana padano

Queso parmesano y albahaca fresca para servir

*La harina tipo 00 es perfecta para panes, pizzas y masas, por su proceso de refino. En Chile, la puedes encontrar fácilmente en el Jumbo o casas especializadas.

Empieza por la salsa. Calienta una olla, pon el aceite y fríe la cebolla, hasta que esté translúcida. Agrega el ajo bien picado y deja dorar. Agrega los tomates y revuelve bien, para que se mezclen todos los sabores. Salpimienta a tu gusto y espera que los tomates empiecen a soltar sus jugos. Incorpora el agua, baja el fuego y deja hervir, con la olla semi-tapada. Mezcla de vez en cuando, para que no se pegue en el fondo, y espera hasta que esté espesa (de 20 a 30 minutos – o más). Pruébala. Si está ácida, agrega la pizca de azúcar.

Pasemos a los gnocchis. En un olla mediana a fuego bajo, derrite la mantequilla y añade la harina de a poco, siempre mezclando con un batidor. Tendrás una mezcla arenosa, al final. Sigue mezclando por un par de minutos, para que se cocine un poco, y añade la leche, de a poco y siempre revolviendo. Cambia el batidor por una cuchara de palo y revuelve hasta obtener una masa homogénea y que no se adhiera a la olla.

Deja enfriar un poco y añade los huevos, uno a uno. Es importante mezclar bien e incorpora el primer huevo antes de añadir el siguiente. Agrega el queso y todos los ingredientes restantes. Si la masa está muy pegote, pásala a una superficie fria y añade más harina, una cucharada a la vez. Mezcla la masa por un par de minutos antes de añadir la próxima cucharada. Cuando la masa deje de pegar en las manos, está lista.

En una olla grande, hierve 2 litros de agua con 2 cucharadas de sal. Haz pelotitas de gnocchi, del tamaño de avellanas, y cocina en agua. Cuando estén flotando, cocina por un minuto más y retira, drenando el agua.

Viértelos en un bowl, donde servirás y mézclalos con la salsa. No revuelvas mucho, para no deshacer los gnocchis. Sirve con bastante parmesano rallado y un hilo de aceite. Decora con hojas de albahaca, al final (a la albahaca no le gusta el calor y se pone oscura rápidamente).

***

Anímate! Haz las recetas de Bom Dia, Frambuesa y postea en el Instragram con el hashtag #bomdiaframbuesa!  🙂