Postres

La granola perfecta

Basado en los tips de Bon Appétit

Granola 19

Fueron semanas de pruebas… Kilos de granola cariñosamente consumidos por mi pololo… Y llegamos a lo que, para mí, es la granola perfecta.

Explico: nunca me gustó la granola. La encuentro seca. Llena de avena. Con gusto de cosa vieja. Pero sé que es súper sana. Que aporta fibras, vitaminas, energía, ayuda a controlar los niveles de azúcares y colesterol! Pero no me gustaba!!! Hasta que probé la granola que vendía la hermana de una amiga en Brasil. Y todo cambió. Aquella granola era de verdad fresca, crujiente, llena de castañas y cosas sabrosas.

Cuando llegué a Chile, echaba de menos aquel sabor. Y me puse a buscar recetas, pero nada me dejaba satisfecha. Después de leer el archivo de la revista Bon Appétit (link arriba!), empecé a entender la “ciencia de la granola”. Y entonces me lancé a hacer mi propia receta, con los ingredientes que más me gustaban. Les recomiendo la lectura.

Hacer granola es fácil e instintivo. Puedes cambiar prácticamente todo a tu gusto. El único punto es seguir las medidas de cada uno de los ingredientes: cereales (avena, amaranto, quínoa, etc) + castañas (almendras, avellanas, nueces, etc) + aceite (de maravilla, de coco, etc) + algo para endulzar (miel, azúcar rubia, agave, sucralosa, etc) + frutos secos (damascos, pasas, ciruela, higos, etc).

Parte importante de la receta es estar atento al tiempo en el horno. Créeme, eso importa mucho, ya que mi primer intento esperé que estuviera muy dorada, para eso la dejé demasiado en el horno (cerca de 40 minutos). Resultó una granola SUPER crujiente pero con un leve gusto a quemado (y mi pololo, lindo, aún así la comió!!!).

Dicho eso, espero que puedas dejar libre tu imaginación para hacer una granola casera, sana y rica, con tus ingredientes favoritos. Es absurdamente fácil de hacer!

Granola Casera

2 tazas de avena (no puede ser la instantánea – busca por “avena machacada”)

1/2 taza de nueces

1/2 taza de almendras

1/2 taza de nueces pecanas

1/2 taza de castaña de Brasil (ok ok… no es fácil encontrar esa castaña acá en Chile, yo la la traje de Brasil. Pero se puede sustituir por cualquier castaña o poner más de las otras, a tu gusto)

1/4 taza semillas de maravilla

2 cucharadas de amaranto

2 cucharadas de linaza

2 cucharadas de aceite de coco (estando aún sólido)

1 pizca de sal

2 cucharadas de miel

1 cucharadita de canela en polvo

1/2 taza de cranberries deshidratados

1/2 taza de coco en láminas

Pre-calienta el horno a 180 grados. Corta las castañas (a mí, me gustan los trozos grandes de castaña en la granola) y mezcla con la avena, el amaranto y la linaza. Derrite el aceite de coco y añade a la mezcla, junto con la miel, la canela y la sal (no te olvides de la pizca de sal, ya que es fundamental para acentuar los sabores!!!).

Mezcla todo muy bien, hasta que veas que todos los granitos están mojados. Si te parece seco, pon un poquito más de aceite. Distribuye la granola en una fuente grande (cuando más grande, mejor!) y lleva al horno por cerca de 15 minutos.

Saca del horno y revuelve tu granola. Devuelve al horno por unos 10 minutos más. Tu granola debe empezar a dorarse, pero levemente. Si aún no se dora, déjala por algunos minutos más, pero aquí te recomiendo que la mires cada 5 minutos. Apaga el horno (evitando que pierda calor), añade las láminas de coco y devuelve al horno apagado por unos minutos más, hasta que el coco empiece a quedar dorado (cuidado de que no se queme!!!). Finalmente, saca la fuente del horno, incorpora los cranberries y mezcla todo muy bien.

Espere a que se enfríe y guárdala en un recipiente o frasco bien cerrado, para mantenerla crujiente.

Queda rica con yogurt, frutas, batidos, helados, açaí (soy brasileña!!!)…

***

Sentiste el maravilloso olor a granola que tomó tu cocina? Hiciste alguna de nuestras recetas? Saca fotos y postea en el Instagram con #bomdiaframbuesa. Adoramos ver que cocinas!!!  🙂